Síguenos en
Síguenos en FacebookSíguenos en Twitter
Sábado, 30 de Agosto del 2014
Buscar en esta sección
Prensa RosaPRENSA ROSA

La muerte de Juan de la Rosa destroza a la familia de Rocío Jurado

Disminuir el tamaño de letraAumentar el tamaño de letraEnviar a un amigoImprimir esta noticiaVer todas las noticias de esta categoría

¿Conoces a algún famoso? Envíanos tu historia
Publicado: 29/01/2007

TODOELLAS.COM

© Joana Morillas
Juan de la Rosa tenía veinte años cuando llegó a la puerta de Rocío Jurado para decirle que a partir de ese momento sus destinos correrían paralelos. Y así fue, durante muchos años, el andaluz actuó como secretario, confidente, paño de lágrimas y hasta incluso como padre y madre de Rocío Carrasco.

Durante las largas giras de la chipionera, Juan se ocupa de su única hija. La llevaba al colegio, hacía los deberes con ella y la reñía o premiaba, según requería la ocasión. El vínculo entre ellos fue tan grande que Rocío Carrasco le consideraba como su segundo padre. De hecho, a la joven le causaron gran tristeza e indignación las informaciones que aseguraban que en los últimos tiempos no se había interesado por la salud de Juan de la Rosa.

A Amador Mohedano le ha tocado la difícil papeleta de resolver todo lo relativo al entierro de Juan, cuya muerte pilló a Rosa Benito a la cabecera de su cama. El matrimonio le consideraba como un hermano y en los últimos tiempos no se separaban de su lado.

Hacía diez años que Juan de la Rosa luchaba contra el cáncer, una enfermedad que se recrudeció coincidiendo con el fallecimiento de su amada Rocío Jurado. Juntos viajaron a Houston en diferentes momentos. Unas veces para las revisiones de Juan y otras para las de Rocío.

Cuando la chipionera contrajo matrimonio con José Ortega Cano, Juan hizo mutis por el foro cerrando un ciclo de amistad y trabajo que dio origen a una de las uniones más sólidas en el panorama musical. De hecho, Rocío dispuso en su testamento que Juan recibiera en propiedad la casa que ocupaba en Chipiona y diversos objetos personales. Con su muerte, este secretario fiel se ha llevado a la tumba secretos que no hubiera revelado ni por todo el oro del mundo. Y es que el cariño verdadero no tiene precio.


  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
Comparte esta noticia:
  • Enviar a Menéame
  • Enviar a Del.icio.us
  • Enviar a Technorati
  • Enviar a Digg
  • Enviar a Yahoo MyWeb
  • Enviar a Stumble Upon
  • Enviar a Fresqui
  • Enviar a Wikio
  • Enviar a Mister Wong
Disminuir el tamaño de letraAumentar el tamaño de letraEnviar a un amigoImprimir esta noticiaVer todas las noticias de esta categoría