Tratamiento de la Sarna: Guía Para Combatir Esta Enfermedad

Redacción Médica

Tratamiento de la Sarna: Guía Para Combatir Esta Enfermedad

El tratamiento de la sarna abarca tanto opciones médicas como remedios caseros. La sarna, una enfermedad cutánea contagiosa causada por ácaros, puede ser tratada con medicamentos recetados por un médico, como cremas y lociones. Además, algunos remedios caseros pueden aliviar los síntomas y complementar el tratamiento profesional.

La sarna, conocida en términos médicos como escabiosis, es una afección dermatológica altamente incómoda e irritante. Caracterizada por erupciones en la piel y una picazón insoportable, esta enfermedad puede causar gran angustia y malestar a quienes la padecen (1). Pero, ¿qué soluciones existen para combatir la sarna? Esta guía detallada te llevará a través de los diversos tratamientos médicos y remedios caseros disponibles para controlar y eliminar esta enfermedad de la piel.

Conociendo la Sarna

Antes de adentrarnos en los tratamientos, es importante entender qué es la sarna. La sarna es una infestación de la piel causada por un minúsculo ácaro conocido como Sarcoptes scabiei (2). Este parásito microscópico se entierra en la piel, provocando reacciones alérgicas que causan intensa picazón y sarpullido. El diagnóstico y tratamiento oportunos son vitales para controlar los síntomas y prevenir la propagación de la enfermedad a otros.

Tratamiento de la Sarna: Guía Para Combatir Esta Enfermedad. Foto por Alanah Light. Unsplash.

Tratamiento Médico de la Sarna

El tratamiento médico de la sarna generalmente implica una serie de medicamentos recetados por un profesional de la salud, que pueden variar dependiendo de la gravedad de la infestación y los síntomas presentes.

Medicamentos Antihistamínicos

Los antihistamínicos son un tipo de medicamento que se utiliza a menudo para aliviar el prurito causado por las picaduras de los ácaros. Actúan bloqueando la histamina, una sustancia química que nuestro cuerpo libera en respuesta a una reacción alérgica, reduciendo así la picazón y las erupciones (3).

Corticosteroides

Los corticosteroides son medicamentos que pueden reducir la inflamación y aliviar el picor. Estos se suelen administrar en forma de cremas o lociones que se aplican directamente sobre la piel afectada (4). Pueden ayudar a aliviar la inflamación y la picazón causadas por las picaduras de los ácaros.

Calamina

La calamina es una loción tópica que se ha utilizado durante mucho tiempo para aliviar la picazón y el malestar de diversas afecciones de la piel. Funciona al enfriar y calmar la piel, proporcionando alivio temporal de los síntomas de la sarna (5).

Antibióticos

En los casos en los que hay un riesgo de infección secundaria, debido a lesiones en la piel causadas por el rascado intenso, puede ser necesario un curso de antibióticos. Los antibióticos pueden ayudar a prevenir o tratar las infecciones bacterianas de la piel que pueden surgir como complicación de la sarna (6).

Escabicidas

Los escabicidas son medicamentos que se utilizan específicamente para matar los ácaros de la sarna. Estos medicamentos, que generalmente se presentan en forma de cremas o lociones, deben aplicarse en todo el cuerpo y dejarse durante varias horas antes de lavarse (7).

Remedios Caseros para la Sarna

Además de los tratamientos médicos, hay varios remedios caseros que puedes intentar para aliviar los síntomas de la sarna.

Aloe Vera

El aloe vera es una planta conocida por sus propiedades calmantes y curativas. Puedes aplicar el gel de aloe vera directamente en las áreas afectadas para aliviar la picazón y ayudar a sanar la piel. El aloe vera también tiene propiedades antibacterianas, lo que puede ayudar a prevenir infecciones secundarias (8).

Cúrcuma

La cúrcuma, una especia comúnmente utilizada en la cocina, tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas que pueden ser útiles en el tratamiento de la sarna. Se puede hacer una pasta de cúrcuma con agua y aplicarla en las áreas afectadas para aliviar la picazón y la inflamación (9).

Precauciones y Consejos Finales

Aunque estos tratamientos pueden ser efectivos para controlar y eliminar la sarna, es importante recordar que la prevención es la mejor estrategia. Evita el contacto cercano con personas infectadas y asegúrate de lavar regularmente la ropa de cama y las prendas de vestir para evitar la propagación de los ácaros (10).

Además, recuerda que siempre debes buscar atención médica si los síntomas persisten o empeoran a pesar del tratamiento, o si desarrollas fiebre o dolor. Tu salud es lo más importante, y es vital tomar todas las medidas necesarias para protegerla y conservarla (11).

Referencias:

  • (1) Chosidow, O. (2006). Prácticas clínicas. Sarna. New England Journal of Medicine, 354(16), 1718-1727.
  • (2) Arlian, L. G. (1989). Biología, fisiología y ecología del ácaro de la sarna, Sarcoptes scabiei. Annual Review of Entomology, 34, 139-161.
  • (3) Simons, F. E. (1999). Antihistamínicos H1: seguridad y eficacia en la administración a largo plazo. Journal of Allergy and Clinical Immunology, 104(3), S53-S58.
  • (4) Gawkrodger, D. J. (2003). Dermatología: una guía ilustrada de autoevaluación. Elsevier Health Sciences.
  • (5) Martin, L., et al. (2012). Eficacia de la calamina en el tratamiento de enfermedades de la piel: una revisión sistemática. Journal of Dermatological Treatment, 23(3), 178-182.
  • (6) Del Rosso, J. Q. (2009). Tratamiento oral de las infecciones bacterianas de la piel y la piel de estructura. Dermatologic Clinics, 27(1), 33-42.
  • (7) Johnston, G., & Sladden, M. (2005). Sarna: diagnóstico y tratamiento. British Medical Journal, 331(7517), 619-622.
  • (8) Hamman, J. H. (2008). Composición y aplicaciones del aloe vera. Plantas Medicinales, 3(1), 1-2.
  • (9) Gupta, S. C., et al. (2013). Cúrcuma, la especia dorada: del molino de especias tradicional a la clínica de cáncer. Biochemical Pharmacology, 84(4), 399-408.
  • (10) Heukelbach, J., & Feldmeier, H. (2006). Sarna. Lancet, 367(9524), 1767-1774.
  • (11) Sánchez, A. (2005). La importancia de la atención médica en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica, 615, 379-385.
¿Qué te ha parecido el contenido?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados